Historia casa de apuestas William Hill


Una compañía con más de 75 años de existencia fundada en una época en que las apuestas eran legales en el reino unido, concretamente en 1934 por William Hill, al que pertenecería la empresa hasta el año 1971 cuando Sears Holdings la adquirió a su fundador. En los años siguientes pasó por varias manos con problemas de libros de contabilidad incluidos cuando Grand Metropolitan aumentó los beneficios cuando vendió la compañía a Brent Walker. La compañía finalmente fué aceptada en el London Stock Exchange en 2002.

Una casa de apuestas que ha sido pionera en diferentes campos, con más de 15000 empleados en la República de Irlanda, Reino Unido y Gibraltar, lugar este último donde se localiza el negocio offline de la marca, para lo de siempre, evasión de impuestos. William Hill ofrece apuestas por teléfono e internet desde sus más de 2500 locales repartidos por todo el Reino Unido. Son, por mucha diferencia, el mayor operador offline, con el 25% de todos las apuestas que se hacen en los países británicos pasando por sus manos y records tan espectaculares como llegar a doscientas mil apuestas durante el último  Grand National.

Como decimos una empresa del sector que ha sido pionera en temas como la creación de su propio canal de televisión por cable, el entrenamiento de más de la mitad de su plantilla para luchar contra las apuestas realizadas por menores de edad, tener en plantilla un gran grupo de expertos para la gestión de los posibles problemas legales que pudiesen llegar por la expansión de la marca. De las primeras marcas en patrocinar equipos de las primeras divisiones europeas con el Málaga CF en 2009 y por supuesto la cuna de las apuestas del Reino Unido, los caballos. No hay un evento hípico que no tenga carteles o patrocinio directo de la casa de apuestas william hill.

Además de sus operaciones de casa de apuestas, la empresa ofrece juegos de casino en línea, juegos de habilidad, bingo y poker online y tragaperras que han fortalecido las ganancias para contrarrestar la caída de los ingresos en áreas offline.

En los últimos meses ha cerrado una operación que cambia bastante la cara al top de las casas de juego online por beneficio neto. Con la compra de SportingBet, William Hill gana terreno en países donde no tenía posicionamiento sobre todo en Australia donde la marca comprada era una de las favoritas por el público.